"LaS PaLaBrAS tAmBiéN sOn CaMiNoS"
Sensible al discreto encanto de las pequeñas cosas…
gadgets para blogger

lunes, 5 de septiembre de 2011

MILAGROS  INESPERADOS

Antes consideraba que la felicidad era algo inalcanzable, demasiado difícil de conseguir, que el amor de mi vida llegaría una sola vez y tenía tanto miedo de no reconocerlo; creía que en algún lugar del mundo existía mi alma gemela, mi otra mitad, pero pensaba que en este mundo, tan grande, podía pasar toda la vida buscándolo.
Después de un tiempo descubrí que la felicidad es una elección, que puede construirse con pequeños momentos: soy tan feliz los días de lluvia cuando puedo conducir tranquila, mientras el cielo se desarma en relámpagos, fuertes gotas caen frente a mí y ni siquiera me tocan, yo las traspaso lentamente, o cuando manejo por la carretera solitaria escuchando música fuerte; soy inmensamente feliz cuando tengo a ese grupo de adolescentes frente a mí, quejosos porque no quieren escribir y me desafían a cada instante a hacer mis clases más entretenidas y lograr que se interesen, soy feliz cuando veo los milagros que hace Dios a cada instante, lo milagros cotidianos: la sonrisa de mi madre, el abrazo sincero de los niños, el sol saliendo en el horizonte. Al amor de mi vida lo encontré hace siete años muy muy lejos del lugar donde vivo, lo reconocí en cuanto miré sus ojos, todo el universo se detuvo cuando descubrimos que éramos lo que esperábamos encontrar, hoy no estamos juntos, pero somos felices sabiendo que cada uno existe es su rincón de universo. 
A mi alma gemela la encontré repartida en otras mitades más, y no estaban tan lejos como pensaba, una mitad nació un poco antes que yo y aunque es mi mitad más diferente es magnífico el paréntesis que creamos cuando estamos juntas, las otras dos son hermanas entre ellas, llegaron a éste mundo un par de años después que yo, crecieron conmigo y todos los días riegan mis raíces para ayudarme a crecer, son mis mejores amigas.
Y así fui descubriendo que Dios no nos da lo que queremos pero que siempre nos da aquello que realmente necesitamos; que las cosas no llegan cuando las esperamos pero que indefectiblemente aparecen en el momento adecuado; entendí que no debo esperar grandes acontecimientos para descubrir los milagros que se esconden detrás de ellos, sino que debo ser consciente que en cada instante de vida soy testigo de maravillosos acontecimientos: el amor, la felicidad, lo mágico de nuestras existencias ocurren cuando dejamos de creer que las cosas son imposibles y nos dedicamos simplemente a vivir.

3 comentarios:

Andri Alba dijo...

Guapísima, gracias por pasarte. Volveré mañana a visitarte y leer tu post.

Ya es tarde y tengo sueño.

Un abrazo fuerte. :)

Andri Alba dijo...

Qué lección de vida me has dado con este bellísimo post. No es casualidad que lo haya leído. Te agradezco tanto. No suelo valorar estas cosas, pero tal como lo has explicado, me ha llegado.

Un abrazo inmenso. Y me alegro mucho de habernos topado en el camino internauta.

:))))

don vito andolina dijo...

Hola, preciosas letras van desnudando la integral, la pura belleza de este blog, si te va la palabra elegida, la poesía, te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen día, besos numantinos...